Artículos de opinión de Alfredo Palacios Dongo

PATRIMONIO CULTURAL: INVASIONES Y DESTRUCCIÓN

El pasado día 13 la Dirección Desconcentrada de Cultura del Cusco informó sobre la destrucción con maquinaria pesada (cargadores frontales) de 100 metros de andenes y construcciones prehispánicas en la Zona Arqueológica de Larapa (a 9 kilómetros del Cusco), el conjunto más importante de agrupamientos de estructuras de producción y regadío de la época prehispánica en el valle del Cusco. Por ser zona intangible debe ser protegida y conservada, sin embargo, viene siendo afectada por el alarmante incremento de construcciones clandestinas, y a pesar de ello, no existe un plan de conservación.

También el pasado 16 de octubre la Dirección Desconcentrada de Cultura de Tacna informó sobre otra invasión de 40 familias en zona colindante del complejo arqueológico Miculla ubicado en el distrito de Pachía, donde se encuentra el complejo de petroglifos más grande del Perú y uno de los más importantes de América (más de 5,000 años de antigüedad), el cual a pesar de su inminente peligro no cuenta con cerco perimétrico de seguridad. Además, en Lambayeque existe un problema generalizado de invasiones arqueológicas, solo en el presente año se han presentado 8 casos.

En Lima y Callao, increíblemente, existen 7 zonas arqueológicas que han sido afectadas con daños irreversibles por invasiones. Según la Contraloría 1,200 km2 de zonas arqueológicas son ocupadas por asentamientos humanos. El caso más grave de invasiones se registra en Armatambo y la zona histórica intangible del Morro Solar de Chorrillos (Intermedio Tardío 1,100 a 1,460 d.C), pero hay otras zonas invadidas con edificaciones de material noble en Huaca Pala (San Martín de Porres), la Era de Ñaña (Chosica), Cerro La Regla (Callao) y muchos otras en riesgo (17 según el Ministerio de Cultura).

Bajo este panorama, el gobierno no tiene voluntad política para otorgarle prioridad a la protección de nuestro patrimonio e incumple el mandato constitucional (artículo 21). Debería aumentar la asignación presupuestal al Ministerio de Cultura para acciones de preservación y protección; asociar la cultura a una visión de desarrollo nacional; promover y mejorar la capacidad de gestión local y regional, e implementar una ley de mecenazgo que, a través de donaciones, permita el concurso de la empresa privada. El Ministerio de Cultura, por su parte, debe generar nuevos proyectos en el campo de protección del patrimonio, uno de los principales lineamientos de Política Cultural 2013-2016 que lamentablemente no se cumple.

Artículo de Alfredo Palacios Dongo publicado en el diario EXPRESO, fecha 21 de noviembre de 2015


Artículos Publicados

Artículos Publicados

Artículos por Temas



princ