Artículos de opinión de Alfredo Palacios Dongo

¿POR QUÉ TENEMOS TAN BAJO NIVEL DE COMPETITIVIDAD?


El pasado martes 8 el Foro Económico Mundial publicó en Ginebra-Suiza el Índice Global de Competitividad 2019, en el que nuestro país ha retrocedido por sexto año consecutivo ocupando el puesto 65º entre 141 países, solo en los dos últimos años hemos caído 5 puestos, nuestra principal fortaleza se registra en la estabilidad macroeconómica, sin embargo tenemos muchas debilidades, respecto al 2018 hemos caído en 8 de los 12 pilares evaluados, nos ubicamos 6º en Latinoamérica y estamos detrás de los países que conformamos la Alianza del Pacífico (Chile, México y Colombia), además, y lo más preocupante, es que ocupamos debajo del puesto 90º en indicadores cruciales e imprescindibles para ser un país más competitivo tales como: corrupción, crimen organizado, tasa de homicidios, fiabilidad en servicios policiales, independencia judicial, eficiencia del marco legal, carga de regulación gubernamental, protección de propiedad individual, red vial, calidad de carreteras, servicio de transporte, acceso a electricidad, usuarios de internet, pensamiento crítico en la enseñanza, capacitación de personal, falta de empleos calificados, financiamiento de pymes, salario y productividad, crecimiento de empresas innovadoras, gastos en investigación y desarrollo y habilidades digitales en población activa.

Tenemos un bajo nivel de competitividad porque nuestros gobernantes, políticos, empresarios y universidades no avizoran que ésta es indispensable para incrementar el nivel de productividad de recursos humanos y físicos (capacidad de competencia en mercados de bienes y servicios) lo cual es fundamental para lograr un crecimiento económico sostenido el cual no alcanzamos porque nuestra economía presenta debilidades estructurales que no nos permiten reducir la pobreza e informalidad. Para mejorar la competitividad, desde hace 24 años han proliferado consejos nacionales, planes nacionales, agendas, pero no han mejorado ni ésta, ni la productividad, ahora se impulsa un nuevo plan nacional de competitividad y productividad con 9 objetivos prioritarios que esperamos se cumplan.

Bajo este panorama para mejorar nuestros niveles de competitividad tenemos que priorizar nuestro desempeño institucional, educacional, de infraestructura e innovación. Debemos enfrentar nuestra debilidad institucional donde presentamos las mayores deficiencias competitivas en niveles muy altos de desconfianza a partidos políticos, congreso, poder judicial, policía, administración pública y a la carga de regulación gubernamental. Además debemos erradicar la corrupción, enfrentar la situación de inseguridad ciudadana, el déficit de infraestructura, mejorar la calidad educativa (record muy pobre), desarrollar los factores impulsores de la innovación (principal fuente de ventajas competitivas de la economía), mejorar la calidad de las instituciones de investigación científica, entre otros.

Artículo de Alfredo Palacios Dongo publicado en el diario EXPRESO, fecha 12 de octubre de 2019


Artículos Publicados

Artículos Publicados

Artículos por Temas



princ