Artículos de opinión de Alfredo Palacios Dongo

IMPORTACIÓN DE GAS BOLIVIANO: UN DESPROPÓSITO



Tal como fuera un despropósito que el gobierno pretendiera importar quinua de España siendo nuestro país el mayor exportador mundial, otro despropósito es que ahora se pretenda, sobre la base de un acuerdo suscrito el 25 de junio entre los mandatarios de Perú y Bolivia, importar gas natural de Bolivia a través de gasoducto virtual (camiones) para la zona sur, principalmente Puno, a pesar que solo nuestro lote 88 (con reservas para 35 años) podría abastecer toda nuestra demanda, además, el gas boliviano competiría con el nuestro desincentivando su exploración y explotación. Ya nuestras dos plantas de generación eléctrica más grandes (Engie en Ilo y Kallpa en Mollendo) tienen acuerdo con Bolivia para importarlo. Lo contraproducente es que tenemos mayores reservas (Perú 12.9 trillones de pies cúbicos –TCF– y Bolivia 10.7) pero Bolivia produce más (2,000 millones de pies cúbicos diarios) y nuestro país 1,250, por mala gestión y falta de estrategia e inversión.

El acuerdo también pretende interconectar el gasoducto de Bolivia con el gasoducto sur peruano para que nuestra macrorregión sur pueda recibir gas boliviano o gas de Camisea, sin embargo no se ha analizado su financiamiento ni viabilidad, además nuestro gasoducto está paralizado desde 2017. Otro punto señala que excedentes de gas licuado boliviano puedan ser exportados vía marítima desde Ilo, en este caso, el gobierno boliviano ha hecho pública su intención de construir un gasoducto entre La Paz e Ilo pero su concreción es muy difícil y no ha especificado plazos ni financiamiento (según Semana Económica superaría US$ 4,000 millones). 

Bajo este panorama, 62% de peruanos están en contra de importar gas boliviano. El actual acercamiento diplomático público de Bolivia al Perú se debe a que busca exportar su gas al mercado asiático ya que este elemento que representa 30% de sus exportaciones tiene en cercano plazo enormes riesgos políticos y económicos porque sus principales destinos exportables, Brasil (contrato desde 1999, termina este año) y Argentina (desde 2005, termina en 2026) se encuentran cerca de su autosuficiencia gasífera poniendo en jaque el principal activo boliviano. Nuestro país por falta de gestión, proyectos e inversiones no ha alcanzado su autosuficiencia (son nulos los descubrimientos), requerimos incentivar y aumentar inversiones para su exploración y explotación y atraer inversión extranjera y privada, objetivos que deben estar plasmados en la nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos actualmente en proceso de predictamen en la Comisión de Energía y Minas del Congreso.

Artículo de Alfredo Palacios Dongo publicado en el diario EXPRESO, fecha 20 de junio de 2019


Artículos Publicados

Artículos Publicados

Artículos por Temas



princ