Artículos de opinión de Alfredo Palacios Dongo

CRISIS DE AGUA Y SANEAMIENTO

Entre los días 17 y 23 de agosto pasado se llevó a cabo en Estocolmo, Suiza, la conferencia “Progreso y perspectivas sobre el agua: por un mundo limpio y saludable”, dándosele especial atención al tema del saneamiento. Fue organizada por la Stockholm International Water Institute (SIWI) y contó con la asistencia de 2,500 expertos de 140 países y de más de 200 organizaciones.

Entre las conclusiones más importantes, se declara que la lentitud de los progresos en materia de saneamiento incidirá en el incumplimiento de los Objetivos del Milenio para el 2015. Además, la debilidad política, mala gestión, aumento de residuos contaminantes y explosión de demanda de agua están presionando al planeta hacia el punto de inflexión de una crisis mundial. Asimismo, los mensajes se dirigen hacia la mejora del saneamiento, la higiene y adecuada gestión de los recursos hídricos, que además de estar afectados por el cambio climático, son desviados en gran porcentaje a la agricultura y los biocombustibles.

Mientras que existen serias preocupaciones mundiales por las crisis energéticas y de alimentos, el tema del agua es fundamental para el mundo. De una población mundial de 6,700 millones de habitantes, según la ONU, el 20% padece de falta de agua, y el 2025 será el 30%. En Sudamérica, el 35% de habitantes de entre uno y 18 años, no tiene agua en su vivienda.

Con respecto al saneamiento, un tercio de la humanidad no cuenta con instalaciones sanitarias. Alrededor de dos millones de niños mueren cada año por diarrea y falta de higiene ocasionada por una inadecuada salubridad del agua. Los organizadores de la conferencia describen la crisis sanitaria global como “el problema ambiental más grande que enfrenta el mundo”.

En este panorama, la situación del agua y saneamiento en nuestro país es muy crítica. Según estudios internacionales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Perú es el país de América Latina y El Caribe que sufrirá las mayores restricciones en el suministro de agua a partir del año 2025, considerando que la agricultura usa más de 80%, el consumo humano 8%, la industria 6% y la minería 2%. Asimismo, señalan que la situación en el sector saneamiento resulta “muy preocupante”.

Muchos de los problemas que afectan la salud de la población son ocasionados por la insuficiente cobertura de servicios de agua, saneamiento y tratamiento de aguas residuales y desagües. Dicha cobertura solo cubre en los ámbitos urbano y rural: agua 84% y 62%, saneamiento 62% y 30% y tratamiento de desagües solo 23%. Además el servicio presenta una serie de deficiencias, tales como, baja calidad en su prestación, mala operación y mantenimiento de sistemas existentes que no garantizan su sostenibilidad y falta de inversión en ampliación y mejoramiento, entre otros.

Realmente la falta de servicios tan básicos como el agua potable, alcantarillado o letrinas, se trata de una crisis silenciosa de la cual hay que tomar conciencia, ya que está directamente relacionada con la pobreza, desigualdad y exclusión, y además tiene consecuencias extremadamente graves en la mortalidad, la salud, el medio ambiente y el impacto económico del país.

Publicado en el diario EXPRESO, fecha 6 de setiembre de 2008

Artículos Publicados

Artículos Publicados

Artículos por Temas



princ