Artículos de opinión de Alfredo Palacios Dongo

PARTIDO COMUNISTA PERÚ LIBRE Y EL PELIGRO DE LAS DROGAS

 


Incluso desde antes que el partido comunista, marxista-leninista Perú Libre llegue al poder en elecciones cuestionadas, en marzo pasado, el candidato Castillo fue presentado por Bermejo a agricultores cocaleros de Pichari (Cusco), en el Vraem, a los que les prometieron una ley de hoja de coca, aseguraron una agenda nacional eliminando y despenalizando la judicialización de su producción, sin empadronamiento de cocaleros y promulgando una ley similar a la de Evo Morales en Bolivia de marzo 2017 (en la cual amplía áreas autorizadas para cultivos ilícitos de hojas de coca, de 12,000 hasta 22,000 hectáreas), además, Bellido aseguraba que para luchar contra el narcotráfico, el Perú debe “terminar todo tipo de relación con Estados Unidos” sobre acciones de erradicación y lucha contra el narcotráfico, y fortaleciendo los cocaleros para que sus productos sean industrializados.

 

Debemos considerar que en el Vraem no se erradica y hay 20,000 hectáreas de cultivos de coca ilegal, y como ya no hay espacios para sembrar más coca, los cocaleros lo compensan con mejoramiento tecnológico e intenso uso de agroquímicos, incrementando al triple la densidad de plantas por hectárea y mejorando rendimientos a cuatro cosechas al año incrementando la producción de cocaína a nivel nacional que se estima alrededor de 800 toneladas (no existen cifras oficiales).

 

Bajo este panorama, entre hoy día, sábado 2, y el domingo 3, se realizará el Congreso Nacional de las Cuencas Cocaleras del Perú, donde el congresista Bermejo, procesado penalmente por presuntas vinculaciones con el terrorismo,  presentará su proyecto de ley de la hoja de coca, con la cual busca el empadronamiento de los cocaleros ilegales, legitimar los productos cocaleros, solo con la finalidad de evitar la erradicación de cultivos de coca argumentando que su industrialización va a beneficiar a los agricultores, además, pretende eliminar los controles sobre el narcotráfico expulsando la Administración para el Control de Drogas (DEA) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (Usaid), agravado por la disminución 47% de los fondos para que las FF AA y PNP luchen contra terroristas y narcotraficantes.

 

Actualmente somos, después de Colombia, el segundo exportador de cocaína del mundo, y si eventualmente prosperara la ley que este partido comunista de Perú Libre pretende promulgar, fomentaría el narcotráfico e incrementaría la producción de cocaína, lo cual  podría convertirnos en un narcoestado y responsables de ocasionar una crisis de adicción en diferentes países del mundo, y en nuestro país, significaría un peligroso aumento de delitos por consumo, lo cual corroe el tejido social y amenaza la estabilidad nacional.

 

Artículo de Alfredo Palacios Dongo publicado en el diario EXPRESO, fecha 2 de octubre de 2021

 

Artículos Publicados

Artículos Publicados

Artículos por Temas



princ