Artículos de opinión de Alfredo Palacios Dongo

MEDICIÓN MULTIDIMENSIONAL DE LA POBREZA


Esta vorágine de corrupción e impunidad que vive nuestro país, además de la agresividad en el trato político entre el Ejecutivo y Legislativo y la fuga de un ex juez supremo corrupto en las narices de la Policía, nos desvían la atención de importantes temas sociales como la pobreza que refleja la situación general y estructural del país en materia de oportunidades y bienestar. El pasado 20 de setiembre el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Universidad de Oxford presentaron el Índice de Pobreza Multidimensional-2018 (IPM), evaluando 104 países en relación a carencias en pobreza, salud, educación y nivel de vida, identificando la pobreza extrema cuando las personas tienen un tercio de 10 indicadores en evaluación (nutrición, mortalidad infantil, años de escolarización, asistencia escolar, combustible para cocinar, saneamiento, agua potable, electricidad, vivienda y activos).

Este IPM registra para Perú 3.95 millones de personas en condición de pobreza multidimensional (12.46% de población total)  siendo las mayores causas, salud (19.55%), educación (24.08%) y condiciones de vida (56.37%) por falta de acceso a saneamiento, agua potable, electricidad y vivienda. Según el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) este índice representa más de 3 veces la pobreza monetaria extrema del país, siendo 10 veces mayor en zonas rurales (32.7%) que en urbanas (3.4%).

El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) determina nuestra incidencia de pobreza midiendo la “línea de pobreza monetaria” mediante el valor de una canasta mensual mínima de S/.338 por persona (S/.11.27 diarios) para alimentación, salud, educación, vestido, vivienda, transporte, enseres y otros, si cuenta con dicha cantidad de dinero no es pobre, y para la pobreza extrema, mediante una canasta de S/.183 (S/.6.1 diarios) para subsistir con mínimas necesidades nutricionales, si cuenta con dicha cantidad no es pobre extremo. Según esta medición monetaria casi 7 millones de peruanos subsisten gastando menos de S/.338 mensuales, de los cuales 1.2 millones son pobres extremos, muy por debajo del IPM-2018 que registra 3.95 millones.

Bajo este panorama nuestra actual medición monetaria debería ser reemplazada por no reflejar cifras reales de pobreza ya que no mide índices de desarrollo humano ni oportunidades humanas, como  la desnutrición crónica infantil ni cobertura de acceso y calidad de servicios básicos, lo cual induce a errores en elaboración y desarrollo de políticas y programas sociales y estrategias focalizadas para reducir la pobreza, especialmente la pobreza extrema y en el ámbito rural.

Artículo de Alfredo Palacios Dongo publicado en el diario EXXPRESO, fecha 20 de octubre de 2018


Artículos Publicados

Artículos Publicados

Artículos por Temas



princ