Artículos de opinión de Alfredo Palacios Dongo

NUESTRO GRAVE PROBLEMA DE ANEMIA INFANTIL

La anemia infantil en nuestro país es una enfermedad crónica y persistente, de efectos agresivos e irreversibles que afecta alrededor de un millón niños menores de 3 años, que a su temprana edad, en las primeras comidas –desde los 6 meses– reciben insuficiencia de hierro e inadecuada alimentación complementaria (vitamina A, C, calcio, proteínas) generándose daños irreversibles en su desarrollo físico, inmunológico, psicomotor, cognitivo, intelectual y emocional.

Según el asesor del despacho ministerial del Ministerio de Salud en temas relacionados con la infancia, desnutrición crónica infantil y anemia, y ex director ejecutivo de Atención Integral de salud, Luis León García –considerando datos de la Encuesta Demográfica y de Salud (ENDES)–, al cierre de 2014 el 46.8% de nuestros niños menores de 3 años padecen de esta grave enfermedad, la cual mantiene un preocupante incremento desde 2011.

Si revisamos el Plan Nacional para la Reducción de la Desnutrición Crónica Infantil y la Prevención de la Anemia 2014-2016 que tiene como objetivo reducir al 2016 la anemia en menores de 3 años al 20%, sin embargo, registra que durante el presente gobierno aumentó desde 41.6% el 2011 a 44.5% el 2012, posteriormente, a 46.4% el 2013 y 46.8% al 2014, y según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se trata de un “problema de salud pública grave” por encontrarse en porcentajes superiores al 40%.

Asimismo, para esta organización somos en Sudamérica, después de Guyana, el país con mayor prevalencia de anemia, la cual afecta, además de 50% de niños en edad preescolar, a 42% de madres gestantes y a 40% de mujeres en edad fértil que no están gestando.

En la zona rural la anemia se acentúa, según el Centro Nacional de Alimentación y Nutrición, al primer semestre de 2014 la mayor prevalencia se presenta en Puno (75.2%), Cusco (66%), Pasco (65.5%) y Ayacucho (61.5%). Como ejemplo, en Puno, de alrededor de 8,000 niños menores de 3 años, unos 6,000  tienen anemia.

Bajo este panorama no permitamos que esta terrible enfermedad hipoteque nuestro futuro. Se debe incrementar el presupuesto y mejorar a nivel nacional: el equipamiento para la atención de salud infantil; la educación alimenticia; el desarrollo de programas de capacitación de salud infantil; el monitoreo y vigilancia de la anemia; la cobertura de suplementación con hierro a gestantes y con micronutrientes la alimentación infantil, entre otros.

Artículo de Alfredo Palacios Dongo publicado en el diario EXPRESO, fecha 14 de febrero de 2015

Artículos Publicados

Artículos Publicados

Artículos por Temas



princ