Artículos de opinión de Alfredo Palacios Dongo

GOBERNABILIDAD Y REFORMA DEL ESTADO

El pasado 29 de junio el Banco Mundial dio a conocer en Washington su informe anual “Los indicadores mundiales de buen gobierno-2009”, el cual evalúa el rendimiento en materia de gobernabilidad de 212 naciones del mundo durante el año 2008, a través del cumplimiento (en porcentaje de 0% a 100%) de los siguientes indicadores que influyen sobre el desarrollo y nivel de vida de la población: 1) Voz y responsabilidad (rendición de cuentas): derechos políticos, civiles y humanos; 2) Estabilidad política y ausencia de violencia-terrorismo: probabilidad del gobierno de estar sujeto a amenazas violentas; 3) Efectividad gubernamental: grado de competencias de la burocracia y servicios públicos; 4) Calidad regulatoria: incidencia de políticas desfavorables para el mercado; 5) Aplicación del derecho: ejecución de contratos, desempeño de la policía, tribunales, independencia del poder judicial e incidencia del delito; y 6) Control de la corrupción: abuso del poder público en beneficio privado.

La situación en el Perú con respecto a estas seis dimensiones no es nada positiva. En estabilidad política y ausencia de violencia-terrorismo hemos reducido notablemente el porcentaje de cumplimiento a 19.1%, menor nivel que hace 10 años (22.1%). En aplicación del derecho hemos descendido durante los últimos 5 años hasta 25.8%, e igualmente en control de la corrupción en los últimos 3 años hasta 49%, a diferencia de Chile (87%) y Uruguay (84%) –en el último informe Latinobarómetro 2008 ocupamos el último puesto en Latinoamérica con el menor porcentaje de percepción en la reducción de la corrupción (17%)–. En voz y responsabilidad mantenemos 49% con tendencia decreciente desde el año 2002 (53.4%). Solo hemos mejorado en efectividad gubernamental de 39 a 46% y en calidad regulatoria de 58% a 62%.

Estos resultados muestran en general muy bajo nivel de cumplimiento de los principales indicadores de gobernabilidad, lo cual redunda en ineficiencia y desorden de la gestión estatal, en su capacidad para interactuar con las instituciones sociales y económicas y en formular e implementar políticas públicas sólidas, lo cual facilita y alienta la corrupción, la violencia social y el narcoterrorismo. Además dichos indicadores evalúan la autoridad que ejerce el gobierno en el país, lo que se relaciona con la legitimidad del ejercicio del poder y representación de la población, cuyo mal manejo ocasiona deficiencias de gobernabilidad para enfrentar conflictos sociales tal como lo sucedido en los graves hechos de violencia en Bagua y anteriormente en Moquegua y Puno.

En este contexto el Gobierno debería considerar que los logros económicos no son por si solos suficientes para sostener la gobernabilidad; debe entender que esta se logrará únicamente a través de una profunda reforma del Estado que tenga como objetivo central la equidad, justicia social e inclusión; impulsando políticas públicas sólidas y medidas de gestión para aumentar la transparencia y probidad; combatiendo el clientelismo y la corrupción; fortaleciendo las instituciones públicas; ordenando la pesada estructura burocrática; mejorando los recursos humanos e institucionalizando la participación ciudadana con solidaridad y equidad en sus demandas, entre otras. Solo así el Estado podrá dirigir al país hacia un desarrollo sostenido, al incremento del nivel de vida y a la mitigación de la pobreza, de forma tal que la ciudadanía pueda tener las condiciones esenciales para ejercer el libre ejercicio de sus derechos.

Publicado en el diario EXPRESO, fecha 12 de julio de 2009

Artículos Publicados

Artículos Publicados

Artículos por Temas



princ