Artículos de opinión de Alfredo Palacios Dongo

GOBIERNO COMUNISTA PARALIZADO EN LUCHA CONTRA LAS DROGAS



Este gobierno comunista, marxista-leninista, no está cumpliendo la normativa peruana vigente sobre la lucha contra las drogas, principalmente con el artículo 8 de la Constitución (Derechos Sociales y Económicos) que dispone que el Estado combate y sanciona el tráfico ilícito de drogas, lo cual debería iniciar con la erradicación de cultivos ilegales de coca que siguen incrementándose exponencialmente, por el contrario, en los 100 días de gobierno todo se ha paralizado y Castillo está empecinado en implementar una nueva “ley de la hoja de coca” la cual incluye empadronar los cocaleros ilegales, eliminar y despenalizar la judicialización de la producción de hoja de coca, eliminar la erradicación, y, hasta pretende eliminar la DEA y USAID, con lo cual estaría entregando las zonas cocaleras al narcotráfico.

 

Además, Castillo anunció en el Vraem la industrialización de productos elaborados con hoja de coca y hasta la construcción de un aeropuerto en Pichari para que salgan dichos productos, lo cual es prácticamente imposible porque los cultivos utilizan potentes agroquímicos que los contamina complicando su industrialización, además, recordemos que en Bolivia, durante los 14 años del gobierno de Morales, intentó por todos los medios industrializar productos de hoja de coca, lo cual nunca se logró por falta de mercados.

 

Actualmente está vigente la Política Nacional contra las Drogas al 2030 (aprobada con DS-192-2020 fecha 14 diciembre) en la cual la erradicación es uno de los elementos centrales de la lucha contra las drogas conjuntamente con el desarrollo alternativo. El incremento de cultivos de hoja de coca, así como la producción y el comercio de cocaína, ponen en riesgo los derechos fundamentales de las personas, ocasionan enormes daños a la seguridad, economía, salud, ambiente y a la gobernabilidad, afectando principalmente a zonas estratégicas y poblaciones vulnerables. En esta política nacional se expone que el 90% de la producción de hoja de coca, en más de 120,000 hectáreas, se desvía al narcotráfico, y el 10% restante para fines tradicionales e industriales que incluye lo adquirido por Enaco, solo 2% del total producido.

 

Bajo este panorama, este gobierno comunista debe dejar de lado su nueva “ley de la hoja de coca” y cumplir la Constitución y la normativa vigente, que obliga al Estado a impulsar el desarrollo alternativo en las zonas cocaleras, fiscalizar y prohibir el cultivo de hojas de coca en áreas no empadronadas, siembra de nuevas plantaciones o resiembra en áreas erradicadas, además, evitar el ingreso de insumos químicos y productos fiscalizados a las zonas cocaleras, y, asimismo, perseguir y capturar a las organizaciones criminales traficantes de drogas en el país.

 

Artículo de Alfredo Palacios Dongo publicado en el diario EXPRESO, fcha 6 de noviembre de 2021

  

Artículos Publicados

Artículos Publicados

Artículos por Temas



princ