Artículos de opinión de Alfredo Palacios Dongo

REZAGADOS EN CALIDAD DE EMPLEOS Y REMUNERACIONES

El pasado día 7 el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) presentó el Índice de Mejores Trabajos que analiza las condiciones laborales de 17 países de América Latina a través de medidores de empleo en cantidad (tasa de participación laboral y ocupación) y calidad (tasas de formalidad y trabajo con salario suficiente para superar la pobreza) con puntuaciones de 0 a 100 (donde 100 significa máximo trabajo formal con salario suficiente). Con mayor puntuación figuran Uruguay (71.9) y Chile (64.9): Perú ocupa el 12° puesto (54.7) debajo del promedio de América Latina (57.1). Aunque nuestros medidores de cantidad son altos (participación laboral 81.1 y ocupación 78.4), en calidad son muy bajos, informalidad (puesto 14° con 16.5 puntos) y sueldo insuficiente (puesto 12° con 42.8 puntos).

La generación de empleo de calidad en nuestro país ha sido casi nula los últimos años; de cada 10 empleos generados solo 2 son de calidad, los empleos en empresas formales de 10 a más trabajadores ha crecido a tasas inferiores al 1%, este año se han creado solo 0.4% de empleos y 6.6% de la PEA cae mensualmente en desempleo, el desempleo juvenil es 3 veces mayor que en adultos; respecto a 2016 se perdieron 160,000 empleos formales, aparecieron 300,000 nuevos empleos informales y unas 250,000 personas entrarían al subempleo el 2018. Además, el gobierno prometió la creación de un seguro de desempleo pero ha sido postergado y está casi descartado por la alta informalidad laboral.

Nuestro mercado laboral presenta una altísima informalidad (70%) y muy baja productividad, según la investigación Trabajo Decente en América Latina 50% de trabajadores recibe menos del sueldo mínimo (actualmente S/.850, el 7° más bajo de América Latina y El Caribe), además, nuestras brechas salariales entre hombres y mujeres bordea el 40%, y, entre 2014 y 2016 las remuneraciones medias reales de trabajadores formales se redujeron 0.5%. Nuestro PBI per cápita (ingreso promedio por ciudadano) bordea los US$ 5,500 (menos de la mitad que Uruguay, Chile o Panamá).

Bajo este panorama, para incrementar el empleo de calidad (incorporación a planilla, acceso a seguridad y previsión social) y la capacidad adquisitiva de las remuneraciones promedio es imprescindible mejorar nuestra capacidad económica nacional, y para ello, debemos reducir la informalidad laboral, promover la estabilidad laboral, mejorar la industrialización, elevar la productividad y fomentar la capacitación de los jóvenes para aumentar la mano de obra calificada.

Artículo de Alfredo Palacios Dongo publicado en el diario EXPRESO, fecha 18 de noviembre 2017


Artículos Publicados

Artículos Publicados

Artículos por Temas



princ