Artículos de opinión de Alfredo Palacios Dongo

ENCÍCLICA DE PROFUNDO CONTENIDO SOCIAL Y HUMANO

El pasado día 7 el Papa Benedicto XVI publicó la tercera carta encíclica de su papado titulada “Caritas in veritate” (“El amor en la verdad”) cuyo principal postulado aboga por una globalización más justa y una economía regida por objetivos éticos. Esta encíclica en la que el Papa ha querido enfatizar su dimensión propiamente social y humana, la estuvo trabajado desde el año 2007 y refleja una crítica al sistema que originó esta grave crisis económica global que el mundo sufre desde fines de 2008, así como a la falta de reglas de la globalización. Fue publicada un día antes de que se inicie la Cumbre G8 que reunió a los países más industrializados del mundo, para que su mensaje sea útil como punto de referencia en los temas que trataron, justamente sobre la crisis económica, el hambre en el mundo y el cambio climático.

Este documento –el más importante para los mil cien millones de católicos y para la gente de buena voluntad en el mundo– llama al cambio de un sistema de mercado que se mueve para satisfacer necesidades y deseos en lugar de la extensión de prosperidad y solidaridad; llama “con urgencia” al establecimiento de una “autoridad política mundial” y de una “arquitectura económica” de tipo subsidiario conforme al orden moral que vaya más allá de la ONU –posición anteriormente defendida por Juan Pablo II– con el fin de encausar la economía, sanear los países afectados y evitar que se agrave y genere más desigualdad. Afirma que la globalización ha impuesto “limitaciones” al Estado nacional, pero que este proceso bien entendido y bien gestionado puede promover una gran distribución de la riqueza mundial, de lo contrario puede incrementar la pobreza y desigualdad. Asimismo resalta que el mercado único no elimina el papel del Estado ya que su intervención reguladora es innegable en la sociedad actual.

La encíclica del Papa Benedicto XVI nos propone el establecimiento en la sociedad de un conjunto de valores que nos permita definir una visión común como humanidad, así como la sustentación de políticas económicas enraizadas en una visión integral del bienestar humano, en contraste con un enfoque tecnócrata o de intereses privados o de poder. Subraya la importancia del desarrollo de todos los pueblos y pide al mundo que la crisis económica y la globalización deben ser aprovechadas como oportunidad para construir un mundo más justo y solidario. Además, en otros apartados de su encíclica el Papa reflexiona sobre temas de desarrollo, migración, derechos sindicales, terrorismo, turismo sexual, población, medio ambiente, bioética y energía.

En este panorama, la perspectiva de la fuerza extraordinaria sobre el desarrollo humano integral en la caridad y en la verdad que postula el Papa nos debe llevar a reflexionar sobre el papel del Estado en la sociedad, pues si bien la economía en nuestro país creció en los últimos años, los problemas sociales siguen siendo los mismos y la profunda división social contribuye al incremento de la desigualdad y exclusión. Más que nunca se requiere que el gobierno ponga por delante las necesidades de la población con políticas públicas y una actividad económica regidas por objetivos éticos y teniendo el bien común como fin último –con el apoyo de un sector público moderno, proactivo y comprometido con los sectores mas vulnerables de la sociedad– de forma tal que permita corregir nuestras disfunciones, entre ellas, corrupción, desempleo, exclusión, desigualdad, pobreza, explotación, discriminación y especulación.

Publicado en el diario EXPRESO, fecha 25-7-09

Artículos Publicados

Artículos Publicados

Artículos por Temas



princ