Artículos de opinión de Alfredo Palacios Dongo

EL VOTO MILITAR Y POLICIAL Y EL FORTALECIMIENTO DE LA DEMOCRACIA

El día 11 de Octubre, la Comisión de Constitución del Congreso aprobó por amplia mayoría la reforma en la Carta Magna que otorga el derecho a sufragar a los miembros en situación de actividad de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, la cual pasará al Congreso para su debate donde también se decidirá cuando empezará a aplicarse. De los 19 miembros solo estuvieron presentes 11, de los cuales 10 votaron a favor y uno se abstuvo. Causó mucha extrañeza que para un asunto de tanta importancia y trascendencia para el país, faltaran 8 de ellos.

Considerando que la aplicación del voto militar y policial es actualmente un tema aceptado favorablemente por la mayoría de instituciones, actores políticos, medios de comunicación y la ciudadanía en general, es de esperarse que esta reforma constitucional sea aprobada en el pleno del Congreso y luego en la primera legislatura del año 2005, a fin de que sea aplicada a partir de los próximos comicios generales del año 2006 y no en forma gradual como pretenden algunos pocos congresistas.

En la mayoría de países del mundo los militares y policías en situación de actividad tienen derecho al voto. No existe ningún motivo razonable para que en nuestro país, los 130,000 efectivos en actividad de las FFAA y los 90,000 de la PNP (cantidad que equivale a menos del 3% de los electores hábiles) no ejerzan este derecho o lo hagan en forma gradual, sino por el contrario, la mejor manera de fortalecer las instituciones democráticas es justamente eliminando lo más rápido posible dichas exclusiones en el ejercicio del sufragio universal y directo, ya que su derecho corresponde a todos los ciudadanos y nadie debería ser excluido como también lo estuvieron por mucho tiempo las mujeres y los analfabetos.

Siendo los miembros en actividad de las FF AA y de la PNP parte integrante de la sociedad peruana, sería sumamente beneficioso para nuestro país que participen en todos los procesos electorales ya que tendrían acceso a la formación de la voluntad popular, se sentirían ciudadanos comprometidos con la democracia y representados en el gobierno. Prohibirles el voto u otorgárselo de manera gradual, por el contrario, los seguirá haciendo sentir ajenos al gobierno, y esto distancia la relación entre los ciudadanos que usan uniforme y los que no lo usan.

La manera más conveniente de afrontar actualmente esta problemática, sería tal como se hizo en nuestra primera Constitución de 1823, donde en su artículo 179 se señala que: “Todo militar no es más que un ciudadano armado en defensa de la República”. La Constitución vigente en su artículo 34 excluye de este derecho a los miembros en actividad de las FF AA y de la PNP, lo cual considero un principio realmente obsoleto, antidemocrático y de marginación política.

Si la finalidad es que los miembros en actividad de las FFAA y de la PNP se involucren profundamente en el sistema democrático, la prohibición de su derecho al voto o su aplicación en forma gradual sería un despropósito.
Publicado en el diario CORREO, fecha 17 de octubre de 2004

Artículos Publicados

Artículos Publicados

Artículos por Temas



princ