Artículos de opinión de Alfredo Palacios Dongo

NUESTRO CACAO REQUIERE MEJORAR SU PRODUCTIVIDAD


El pasado 16 de julio se inició el XI Salón del Cacao y el Chocolate-Perú 2020, y, adaptándose al tiempo del coronavirus, por primera vez será en edición virtual hasta fin de año. En este evento los visitantes podrán contactar directamente con productores y acceder a productos de cacao y chocolatería. El cacao es producto bandera del Perú que brinda trabajo y genera ingresos a 130,000 familias, tenemos variedades de cacao fino y de aroma único en el mundo que sirve para elaborar chocolates que muchos países nos importan, se produce principalmente en la selva, en los Valles del Huallaga (Huánuco y San Martín), La Convención (Cusco), Tambo (Junín), Marañón (Cajamarca y Amazonas) y Vraem (Ayacucho, Cusco y Junín), también en la región Piura es muy reconocido el cacao de corazón blanco.

Sin embargo, este dulce panorama no se condice con la situación real del sector cacaotero especialmente por el contenido de cadmio en nuestro cacao (metal tóxico presente en el suelo y absorbido por las plantas) que sobrepasa los niveles requeridos por la Unión Europea desde 2014 (enmienda 488) y que rige a partir de 2019 estableciendo como máximo de cadmio 0.8 miligramos por kilogramo (mg/kg), según investigaciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) nuestro contenido de cadmio supera este umbral y cada vez más países ponen restricciones y reglamentos afectando la exportación de nuestros productos. Para contrarrestar esta situación el sector cacaotero está enfocado en la producción orgánica, aunque actualmente el volumen de exportación anual es muy bajo (15,000 TM) proyectando aumentar hasta 25,000 TM hacia el 2023.

Pero no solo es el cadmio, este sector también presenta muchas debilidades, entre ellas, la mayoría de productores no tienen título de propiedad, cuentan con limitada capacidad de inversión y acceso a crédito, además, es insuficiente la inversión en investigación, innovación y valor agregado, exiguo material genético, deficiente tecnificación, escaso análisis de manejo de suelos, inadecuado uso de abonos y plaguicidas, deficiente infraestructura vial rural.   

Para el crecimiento y fortalecimiento del sector cacaotero y posicionar nuestro cacao en el mundo el Estado debería conformar un comité técnico permanente de la cadena productiva del cacao y chocolatería, además debe apoyar a productores y empresas locales, y para reducir los niveles de cadmio y el logro de un buen cacao orgánico será necesario fortalecer las áreas de cultivo seleccionando las semillas, manteniendo la fertilidad y conservación del suelo, reciclando los nutrientes y controlando las plagas sin uso de agroquímicos.

Artículo de Alfredo Palacios Dongo publicado en el diario EXPRESO, fecha 1 de agosto de 2020


Artículos Publicados

Artículos Publicados

Artículos por Temas



princ